De donde salen los altramuces

¿De dónde se obtienen los altramuces que tanto degustamos?

En cuestión de aperitivos salados, los altramuces se han ido abriendo paso a codazos en los últimos tiempos entre las patatas fritas y los cacahuetes. Cosa que se agradece, pues se tratan de una opción de picoteo mucho más natural y balanceada que otras como los snacks artificiales.

Y la verdad es que son frutos secos fascinantes: Sabor inconfundible, aspecto icónico, textura única… Pero una de las cosas que más curiosidad despiertan los altramuces entre la gente que los descubren es ¿De dónde vienen? ¿De dónde salen? Arrojemos un poco de luz sobre este asunto. Indaguemos desenfadadamente en esta cuestión ¿De dónde se obtienen nuestros queridos altramuces?

¿Cuál es el origen de los altramuces?

Los altramuces tal y como los conocemos son un alimento natural perteneciente a la categoría de las legumbres. Aunque también se les conoce como chochos o lupinos, el nombre formal de la variedad más extendida y comercializada es el de atramuces blancos. Existe una variedad llamada altramuces amarillos, pero por lo general este se reserva exclusivamente a la alimentación de ganado.

Históricamente, en Europa los altramuces tienen su origen en la región balcánica, donde hoy día están países como Croacia o Turquía. No obstante, también hay quien sitúa el origen de estas plantas en el Mediterráneo Oriental y en Asia. Se dice que los primeros en descubrirlos y comercializarlos fueron los griegos y los romanos hace más de dos mil años. De hecho, el documento más antiguo conocido que hace referencia a los altramuces es precisamente un manual para su cultivo de la época del Imperio Romano, concretamente del siglo III d.C. Su comercialización extendió su cultivo por todo el continente, llegando posteriormente con el tiempo a otras regiones como Sudamérica a través del comercio de ultramar, aunque estudios históricos arrojan que Sudamérica podía contar con sus propias plantas de altramuces.

En lo que se refiere a su cultivo, los altramuces provienen de la planta Lupinus Albus. Esta es una planta leguminosa de la familia de las fabáceas y emparentada con los guisantes y las habas. Es también una planta herbácea que puede alcanzar altura de un metro con setenta centímetros, en torno a la altura de una persona. Germina en distintos colores cálidos como el rosa y el rojo, aunque algunas cepas pueden alcanzar el color violeta.

Acostumbra a germinar en zonas de clima mediterráneo, aunque su capacidad de germinar sin fertilización y ser una planta que tolera suelos arenosos e incluso ácidos y áridos, hace que pueda prosperar en localizaciones donde a otras plantas les resulta imposible. Además, la planta de los altramuces tolera muy bien la sequía y el frío. Su época de siembra se da entre octubre y febrero, y tras unos cuatro meses de desarrollo, se lleva a cabo su recolecta entre junio y agosto con un alto rendimiento por hectárea. Las plantas de altramuces que se cultivan en la actualidad son de hecho versiones rebajadas y endulzadas de sus antepasadas, que eran muchísimo más amargas.

En España, el cultivo de altramuces se da en zonas como Castilla y León, Castilla La Mancha, Extremadura, Andalucía o Valencia. En Galicia también se cultiva la variedad de altramuz amarillo. En lo que respecta a nuestro país, y volviendo un poco a los orígenes históricos, ya se hacen menciones a los altramuces en la obra El Conde Lucanor, escrita entre los años 1331 y 1335. En esta obra de Don Juan Manuel ya se lo mencionaba como un alimento, si bien altamente amargo, también muy saciante y eficaz contra el hambre.

Conclusiones finales sobre el origen de los altramuces

Dado que los registros históricos suelen ser mas limitados y escasos conforme más atrás nos vamos en el tiempo, no podemos negar que tal vez hayan existido algunos descubridores y consumidores de los altramuces que la Historia no haya registrado. No obstante, la información que tenemos parece ser basta fiable y lógica.

A día de hoy, somos perfectamente capaces de comprender por qué los altramuces se expandieron por todo el mundo entonces y se siguen consumiendo ahora como una extraordinaria comida típica. Son legumbres altamente saciantes, muy fáciles de cultivar en distintos tipos de suelo que además cuando crecen resisten muy bien las adversidades del clima y por encima, dan un fruto fácilmente conservable. Es perfectamente comprensible que muchos reinos antiguos las incorporasen a sus cultivos y gracias a ello, hoy día diferentes países y continentes pueden disfrutar del delicioso sabor de los altramuces.

Si quieres comprar altramuces de calidad a buen precio, puedes hacerlo en este enlace.


¿Te gustan los altramuces y los encurtidos?

Y si además de los altramuces, también te gustan los encurtidos variados como las aceitunas, las piparras o las guindillas… ¡Visita nuestra tienda online, donde encontrarás todo tipo de productos! ¡Haz tu pedido online y recíbelo en 48/72 horas en cualquier parte de España!

Tenemos mucha variedad. Visita nuestro catálogo on-line con todos nuestros productos aquí. ¡Haz ahora tu pedido!

¡CONOCE NUESTRO CATÁLOGO DE PRODUCTOS!

WhatsApp Chat
Enviar Whatsapp
X