RECETAS CON TOMATES SECOS

RECETAS CON TOMATES SECOS

¿Con qué recetas con tomates deshidratados podemos sorprender?

La dieta mediterránea debe su éxito y popularidad a muchos frutos y alimentos netamente autóctonos, y el tomate es uno de estos alimentos. Dentro de la casi infinita gama de variedades que los tomates ofrecen, los tomates secos llevan un tiempo considerable ganando terreno en cuanto a lo que el recetario se refiere. Los tomates secos o deshidratados son tomates que han sido sometidos a un proceso de secado de líquidos mediante el cual han perdido toda la humedad interior que poseían, perdiendo con ello gran cantidad de su peso. El objetivo es que estos tomates puedan ser usados en recetas, gran parte de ellas mediterráneas, que requieren tanto de ingredientes secos como del sabor característico que el tomate aporta a los platos.

tomates secos

 

En la elaboración de pizzas como la vegetal, la de jamón o la de champiñones se suele recurrir a los tomates deshidratados como ingrediente, ya que en este formato la receta final puede aprovechar todo el sabor del tomate pero sin una humedad que no haría si no perjudicar a un plato que debe ser tostado, por lo que es altamente recomendable usar esta clase de tomates, los deshidratados, para la elaboración de pizzas o cualquier otro plato que deba pasar por el horno a alta temperatura si se tienen a mano en vez de tomates frescos y húmedos. Siguiendo en el terreno de las pastas, los espaguetis con espinacas y tomates secos son un plato donde el contraste entre lo jugoso de la pasta y lo seco de los tomates deshidratados se compensa magistralmente en una balanza de sabores, aunque si queremos disfrutar de dicha balanza en pequeñas dosis tenemos las cakes de aceitunas y jamón, pequeños bocaditos rebozados en los que la sequedad de los tomates necesarios se combina a la perfección con la fritura final del alimento.

La tapenade de aceitunas y tomates se antoja tal vez como una opción más original, un plato de elaboración bastante sencilla y sabor altamente mediterráneo que pese a que su resultado final sea bastante gelatinoso y fluido, debe parte de la exquisitez de su inconfundible sabor seco y profundo al uso de tomates deshidratados, entre otros factores, aunque si preferimos algo más compacto podemos optar por el pan de aceitunas y tomate, en cuya elaboración lo deshidratado del tomate juega un papel fundamental.

Está claro que tanto la cocina de corte más experimental como las recetas más clásicas son terrenos donde un producto con tantas propiedades como el tomate deshidratado puede lucirse bien a gusto.

 

TAPENADE DE ACEITUNAS Y TOMATES

Ingredientes necesarios: Tomates negros, aceitunas deshuesadas, dientes de ajo, anchoas, albahaca fresca, orégano, zumo de limón, azúcar, sal, aceite de oliva.

tapenade con aceitunas y tomate seco

Remojamos los tomates en agua muy caliente y los trituramos en el recipiente donde serviremos el plato final. Añadimos las aceitunas tras deshuesarlas, así como los dientes de ajo tras pelarlos. A continuación, incorporamos la albahaca, el orégano, la anchoa, el zumo de limón, el azúcar y la sal. Lo coronamos todo con un chorro grande de aceite de oliva y trituramos todo el conjunto hasta que se forme una pasta viscosa. Si queda demasiado compacta, añadimos aceite hasta hacerla más fluida. Calibramos la cantidad de sal o azúcar si fuese necesario y tendremos el tapenade listo para servir y untar sobre el pan o tostada que queramos.

 

CAKES DE ACEITUNAS Y JAMÓN

Ingredientes necesarios: Jamón, aceitunas verdes, huevos, polvo para hornear, harina, sal, pimienta, queso parmesano, aceite de oliva, vino blanco, mozzarella, albahaca, tomates secos, leche, pan rallado.

cake de tomate seco

 

Troceamos finamente las aceitunas y el jamón para la masa. Mezclamos todos los ingredientes de esta y los unimos. Extendemos la mezcla sobre una placa y la llevamos al horno un cuarto de hora, preferiblemente con un ligero toque de manteca. Tras sacarla del horno y dejar que enfríe, cortamos la masa en las unidades que vayamos a preparar, en forma de círculo. Para el relleno, rallamos la mozzarella y troceamos la albahaca, mezclando ambos ingredientes con los tomates y salpimentando la mezcla resultante. Tomamos una de las porciones de masa y le ponemos el relleno por encima, tapándolo con otra de las porciones. Cubrimos cada unidad de huevo y leche, tras lo cual añadimos el pan rallado. Tras dejarlo reposar una media hora, las freímos en aceite y servimos cuando enfríen.

 


 

¿Te gustan los tomates secos? Visita nuestro catálogo, y haz tu pedido online con envío 24/48h a toda España.

VISITA NUESTRO CATÁLOGO DE PRODUCTOS

 

 

 

Summary
Review Date
Reviewed Item
RECETAS CON TOMATES SECOS
Author Rating
51star1star1star1star1star
WhatsApp Chat
Enviar Whatsapp