¿Puede estropear el calor mis encurtidos?

 

¿Cómo puede afectar el calor del verano a mis encurtidos?

Cuando llega el verano, ya sea de inicio o un poco más tarde el calor se une a él. El calor excesivo puede ser perjudicial de varas formas, puede afectar a nuestra salud si nos vemos expuestos demasiado tiempo a él, puede dañar nuestra piel… ¡Incluso en algunos sitios del mundo este llega a dañar el mobiliario urbano o el mobiliario de jardín!

Por eso, llegados estos meses tan propicios a las olas de calor cabe preguntarse ¿De qué forma puede afectar el calor a mis encurtidos? ¿Pueden verse dañados por una determinada exposición a este o la conservación a la que sometemos nuestras aceitunas o nuestras alcachofas puede con todo? Vamos a indagar un poco sobre estos aspectos en el siguiente artículo.

¿El encurtido protege a mis alimentos del calor?

 

Para responder a esta pregunta, necesitamos saber de qué estamos protegiendo a, por ejemplo, nuestras aceitunas o nuestros pimientos cuando los encurtimos. Cuando encurtimos una verdura, el principal enemigo del que la estamos protegiendo es el paso del tiempo, pues recordemos que estamos hablando de vegetales y verduras los cuales tienen un proceso de oxidación extremadamente rápido.

No obstante, el trabajo no se termina con el simple hecho de encurtir el alimento deseado. Dónde y en qué condiciones guardarlo puede tener consecuencias sobre la efectividad del encurtido. En lo que a temperatura se refiere, muchas fuentes distintas recomiendan someter nuestros tarros de encurtidos a una refrigeración en la nevera. Esto tiene el fin de ralentizar el crecimiento o desarrollo de posibles bacterias.

Por ende, si es necesario un determinado nivel de refrigeración para proteger a nuestros encurtidos, es una conclusión lógica que una excesiva falta de este puede producir el efecto contrario.

Y es que mucha gente escoge opciones alternativas a guardar los encurtidos en la nevera. No son pocas las personas que optan por guardar sus tarros de encurtidos a temperatura ambiente, por ejemplo en estantes o repisas dentro de su cocina. Hay quien incluso escoge tarros visualmente bonitos o los adorna para decorar su cocina.

Esta práctica, per se, no representa un problema. La cuestión, es que muchas veces los sitios escogidos para colocar estos frascos de encurtidos son sitios donde incide mucho la luz del sol, bien  porque comienzan a recibirla continuadamente desde el primer momento en el que sale o bien porque incide directamente sobre ellos en los momentos de más intensidad. Y es en estos encurtidos afectados por el calor excesivo donde se ha observado un deterioro progresivo de su conservación.

Dicho deterioro no se daría tanto por la exposición a una temperatura ambiental elevada, sino por la incisión directa de una fuente de calor excesiva como lo es la luz solar en determinadas ocasiones. De todas formas, esto demuestra que en una elevada cantidad el calor si que puede ser un elemento perjudicial para los encurtidos. Por eso mismo cuando se habla de encurtidos, si bien se deja la conservación a temperatura ambiente como una opción válida, se recomienda casi siembre guardar nuestras conservas en lugares frescos y, a ser posible, a puerta cerrada.

Pero entonces… ¿El calor representa un gran problema para mis encurtidos?

 

Pues la respuesta a esto es relativa. Por si mismos, los días de temperaturas veraniegas o la temperatura ambiental habitual del verano no representan un riesgo inminente para nuestros encurtidos. Pero si estos elementos derivan en altas temperaturas en las habitaciones o zonas donde tenemos los encurtidos, esto sí puede derivar en un problema.

Por ejemplo, un día de calor no sería un problema para los encurtidos en nuestra cocina si esta está bien ventilada, aunque estén a temperatura ambiente. Pero imaginemos que por ejemplo esos mismos encurtidos los tenemos en la repisa interior de la ventana y a través del cristal de esta le inciden directamente los rayos de sol durante varios días seguidos. Con esos rayos encima potenciados por el efecto del cristal, ese escenario sí sería dañino para nuestros encurtidos.

No obstante, la buena noticia es que esto es muy fácil de prevenir. Simplemente basta con guardar los encurtidos en la nevera o si acaso en la despensa durante las temporadas de alto calor y procurar reservar su exposición a temperatura ambiente para épocas como el invierno o el otoño. Y es que si hay algo mejor que el que nuestros encurtidos favoritos se vean bien, es que cuando los abramos sepan aún mejor.

 

Si quieres comprar encurtidos de calidad a buen precio, puedes hacerlo en este enlace.


¿Te gustan los encurtidos y las aceitunas?

Y si además de las aceitunas, también te gustan los encurtidos variados como las guindillas, los altramuces o las alcachofas… ¡Visita nuestra tienda online, donde encontrarás todo tipo de productos! ¡Haz tu pedido online y recíbelo en 48/72 horas en cualquier parte de España!

Tenemos mucha variedad. Visita nuestro catálogo on-line con todos nuestros productos aquí. ¡Haz ahora tu pedido!

¡CONOCE NUESTRO CATÁLOGO DE PRODUCTOS!

WhatsApp Chat
Enviar Whatsapp
X
🎁 REGALO DE BIENVENIDA: ¡Consigue tu bote de aceitunas gratis al suscribirte!
¿Nuevo/a en la tienda? ¡Bienvenido/a!Suscríbete ahora a nuestra Newsletter y consigue un bote de aceitunas Secreto de la Abuela gratis! (Bote de aceitunas de 350gr. con tu pedido de +40€)
    ¡ME SUSCRIBO!