ACEITUNAS DE MESA

¿Qué son las aceitunas de mesa? ¿Qué variedades tenemos para elegir?

Nadie va a negar que un platito de cacahuetes o unas pocas patatas fritas vengan bien para complementar una bebida en ciertas ocasiones de ocio como ver un partido de fútbol en buena compañía, pero si de lo que se trata es de elegir una tapa que nos proporcione sabores auténticos y naturales, no hay nada mejor que las infalibles aceitunas. Y dado que las aceitunas tienen cepas únicamente destinadas a la elaboración de aceite o cepas destinadas a producir aceitunas exclusivamente como ingredientes de un producto concreto, también existen por su parte plantaciones destinadas a aceitunas de mesa o también llamadas aceitunas enteras.

Características de las olivas de mesa

Entendiendo primeramente las aceitunas de mesa como la variedad de aceitunas enteras y maduras destinadas a ser servidas para su consumo como alimento principal, es decir sin ser procesadas en forma de aceite o como un ingrediente más de una receta mayor, las distintas variedades de aceitunas que existen nos proporcionarán diferentes efectos según las que usemos como aceitunas de mesa. Cabe destacar que su ingesta tradicionalmente suele ir acompañada por la degustación de un vermut, pero por mucho que esta bebida esté intensamente asociada a la guarnición de las aceitunas, no está en absoluto descartado usarlas para acompañar otro tipo de bebida y de hecho toda experimentación al respecto es muy saludable.

Podemos tanto servir las aceitunas solas como aliñadas con algún preparado previo, pero si queremos disfrutar de este sabroso fruto en su esencia más pura es altamente aconsejable degustarlas sin la mediación de ingredientes externos que puedan alterar el sabor natural de las aceitunas.

Principales variedades de aceitunas de mesa

Aceitunas Manzanillas Aloreñas

Las aceitunas aloreñas, por ejemplo, son muy aptas para ser usadas como aceitunas de mesa, ya que su color ligeramente marrón indica una maduración óptima mediante la cual poder paladear un buen producto, además con denominación de origen. Originarias de Málaga, sí, pero apreciadas en todo el territorio y con justa razón. Las aceitunas cordobesas, cuya procedencia queda explícitamente marcada en su mismo nombre, deben su sabor especial a un preparado previo en salmuera que les confiere, aparte de una consistencia firme y una jugosidad añadida, esa esencia final con toques de ajo que supone una exquisitez para los amantes de los productos de la tierra.

 

Aceitunas Gordal

La aceituna gordal es una aceituna que, como su propio nombre indica, posee una piel gorda y gruesa que la hace idónea como bocado en aceituna de mesa, pues realmente tiene una substancia abundante que poder masticar y saborear, de ahí que sean tan famosas por su sabor único respecto a otras aceitunas. Pero en cuanto a lo que a distinción se refiere la aceituna Picual no se queda para nada atrás, pues esta es una aceituna de gran tamaño cuyo regusto final tiene grandes y deliciosos toques afrutados que se apartan un poco de la tendencia salada que suele tener este fruto. Por otra parte, la aceituna Verdial en todas sus variedades tiene la capacidad de conservar el sabor y color inicial de su versión más fresca incluso en su etapa más madurada, por lo que son altamente resistentes al paso del tiempo.

 

Aceitunas Lechín, Picual y Hojiblanca

Como opción a tener en cuenta existe también la aceituna Lechín, cuyos matices afrutados superan a los de la aceituna Picual y se centran especialmente en los trazos a manzana. Y por el mismo rumbo se encuentra la aceituna Hojiblanca, una variante aromática a la que los entendidos en sabores adjudican un regusto de fondo de manzana y plátano en la aceituna, una esencia dulce que se hace notar incluso en su aroma.

Ahora bien, si las aceitunas de mesa van a acompañar a una bebida dulce es aconsejable usar una variante de gusto salado o picante, para que funcionen como un buen contrapunto de dicha bebida. Por el contrario, si vamos a disfrutar de un licor amargo o ácido, es evidente que unas aceitunas dulzonas nos proporcionaran ese equilibrio en el sabor tantas veces anhelado. Aunque si somos especialmente fanáticos de una variante concreta del sabor, ya sea este dulce o salado, juntar una bebida y unas aceitunas de mesa que coincidan en dicha característica es sin duda una jugada con la que nos podremos poner las botas.

 

 

WhatsApp Chat
Enviar Whatsapp