Alcachofas en conserva: Qué son y como hacerlas

¿Cómo podemos preparar alcachofas en conserva y que beneficios tienen?

Si bien a la hora de cocinar vegetales y hortalizas estos presentan una amplia lista de ventajas, también es justo decir que traen consigo una serie de inconvenientes. Uno de los más notorios es su limitada capacidad de auto-conservación. Esto significa que los vegetales, al tratarse de productos completamente naturales y orgánicos, no pueden mantenerse en óptimas condiciones en un plazo prolongado de tiempo, ya que si no son consumidos comienzan a pudrirse, enmohecerse y marchitarse conforme hayan pasado muchos días. No obstante, existen varias maneras de evitar esto y poder preservar nuestros vegetales un poco más de lo que su proceso natural prevee.

En el caso de las alcachofas, hay a quienes les interesa no solo preservarlas, sino preservarlas tras dejarlas preparadas para su consumo. Esto significa conservar las alcachofas una vez han sido peladas y cortadas para ser cocinadas en el futuro, y existen métodos para ello. Las alcachofas son una verdura muy versátil y muy apegada a nuestra cocina, por lo que tener un poco de este ingrediente a mano para cocinarlo en distintas recetas es una buena jugada para satisfacer paladares aventureros.

Los beneficios de conservar alcachofas son evidentes, siendo los principales la prolongación de su vida útil en cualidades óptimas y la posibilidad de sazonar o modificar su sabor dependiendo del tipo de conservación. También nos ahorrará tiempo de preparación cuando queramos disponer de ellas para elaborar una receta. En este sentido hay muchas maneras de hacer alcachofas en conserva, cayendo en nosotros la responsabilidad de elegir el método que se ajuste más a lo que tengamos pensado hacer con ellas.

¿Cómo hacer alcachofas en conserva?

Lo primero para elegir el método de conserva apropiado para nuestras alcachofas es decidir si queremos que dicho método influya en el sabor final de estas. Podemos crear conservas que hagan que las alcachofas salgan con un sabor más vivo a través de ingredientes como el aceite o la sal, pero también otras que introduzca notas de amargor en el sabor de las alcachofas como el vinagre o el limón; o por el contrario que lo incline hacia una vertiente dulce y suave o incluso neutra como es hervirlas previamente en agua.

En todo caso, será imprescindible contar con un tarro de cristal de tamaño mediano o grande que disponga de cierre hermético, para que los efectos del conservante no se fuguen a la larga y permanezcan bien concentrados en el frasco, impregnando las alcachofas. Es importante lavar con agua muy caliente el frasco para desinfectarlo y evitar posibles impurezas que puedan dañar las alcachofas.

Una vez hecho esto, preparamos las alcachofas para su conservación: Les cortamos la punta y el tallo, las pelamos, las partimos y las metemos en una tina donde el agua las cubra por completo, para lavarlas. Es muy recomendable añadir zumo de limón al agua en este punto para que el lavado sea más efectivo y profundo. A continuación pasamos a llenar el bote donde conservaremos las alcachofas, añadiendo tantas como podamos pero evitando que lleguen a apelmazarse excesivamente entre ellas.

Llegados a este punto, preparamos la mezcla que meteremos en tarro para conservar nuestras alcachofas. Hay quien emplea agua con sal gorda, agua con chorros de vinagre para agriar un poco el sabor, agua con zumo de limón, agua con aceite en una dosis alta… y hay quien simplemente hierve las alcachofas en una olla antes de guardarlas. Añadimos al frasco la mezcla que creamos conveniente y tras cerrar bien los tarros, los hervimos por cinco minutos. Será el último paso antes de almacenarlos en un lugar seco a temperatura ambiente.

 

Como vemos, hay una gran cantidad de opciones diferentes para hacer alcachofas en conserva, por lo que ir variando las formas con el tiempo nos asegurará sabores y resultados si bien diferentes todos interesantes. Y con un complemento vegetal tan nutrido como las alcachofas, esto no es otra cosa que rizar el rizo de la buena cocina.

 

Si quieres comprar alcachofas de calidad a buen precio, puedes hacerlo en este enlace.

 


 

¿Te gustan las alcachofas y los encurtidos?

Y si además de las alcachofas, también te gustan los encurtidos variados como las aceitunas, las alcaparras o los jalapeños… ¡Visita nuestra tienda online, donde encontrarás todo tipo de productos! ¡Haz tu pedido online y recíbelo en 48/72 horas en cualquier parte de España!

Tenemos mucha variedad. Visita nuestro catálogo on-line con todos nuestros productos aquí. ¡Haz ahora tu pedido!

¡CONOCE NUESTRO CATÁLOGO DE PRODUCTOS!

WhatsApp Chat
Enviar Whatsapp